Ángel de probeta ( origen ).

Ésta es una entrada REAL y no tan PARADISE. Tengo una enorme deuda con todos y todo lo que me ha llevado hasta mi ángel, hasta mi bebé. Tengo una deuda con todos aquellos que me han sostenido la mano sin saber ni cómo , con sus buenas intenciones; con mi marido y con mi mamá que ha revivido conmigo momentos que borró de su vida al conocerme. Y tengo una deuda con todas esas mamás y futuras mamás que han pasado y pasarán irremediablemente por lo que yo he pasado. Tengo la deuda de compartir mis experiencias en el tema de la fertilidad, porque cuando surgieron este tipo de problemas en mi vida me vi sin ninguna referencia con la que poder tranquilizarme o que me ayudase a verlo todo con más calma. Nadie habla de ello ni expone de manera clara que los miedos a los que te enfrentas son normales; que los casos como el tuyo no son tan extraños. A las mujeres que pasamos por ello, lo que nos ayuda es saber que otras han pasado por lo mismo; que sus angustias son compartidas y que el mundo tiene muchas posibilidades esperando para ellas. Espero que mis experiencias ayuden de alguna manera a sobrellevarlo mejor, que disipen dudas y sobre todo os den fuerzas para afrontar esta maravillosa aventura que para algunas tiene un camino un tanto más sinuoso.

Cuando decidí ser mamá, me vino así, de repente, como un deseo sin razón, lo supe sin más. Mi marido me pidió matrimonio un 7 de Septiembre de 2010 en un lugar precioso. En la fortaleza de O Castro con la preciosa ría de Vigo al atardecer como paisaje, se arrodilló para que yo le dijese que sí.

El día que nos casamos hacía dos años que nos conocíamos y desde el principio el quería que me quedase embarazada. Si es por él, voy embarazada a nuestra boda. Yo la verdad era algo que quería retrasar. Tenía en mente viajar, los estudios, vivir esa nueva vida en Vigo fuera de mi hogar, donde acabábamos de llegar… Y él, aunque insistió, lo comprendió y lo terminó aceptando. Pero una noche de Octubre de 2011, a los pocos meses de habernos casado, me llegó un deseo y una ilusión que no puedo explicar. Supe que quería ser mamá.

Cuando lo tienes claro y lo deseas, lo quieres así ya, sin más, rápido. Piensas en los nueve meses y lo aceptas porque sabes que es un trámite que te lleva a lo que deseas, pero cuando lo buscas, lo quieres YA.  Lo cierto es que no eres consciente de lo realmente difícil que se puede llegar a poner. No era consciente de lo tremendamente complicado que se me iba a poner. No ves venir el pulso que te va a echar la vida y de las situaciones tan complicadas emocionalmente en la que te puedes encontrar sola y pérdida. Aunque estés rodeada y totalmente apoyada y arropada, te sientes sola, nadie puede comprender tu situación, solo quién ha pasado por ella. Creedme que si lo sabéis ver, como lo que simplemente es, os convertiréis un un ser tremendamente fuerte y feliz. Eso sí, el camino es tremendamente duro, desesperante y a veces desgarrador, pero al final, la meta es exquisitamente perfecta.

Todas conocemos chicas que se quedan a la primera, sin querer y queriendo. Conocemos las historias de esas mujeres suertudas que tienen embarazos maravillosos como los de las revistas, sin nada que lamentar y bla bla bla. Y a medida que te introduces en el mundillo de “quiero ser mamá” te vas dando cuenta que la parte dura nadie la cuenta. Hay como un submundo secreto de intentos fallidos y complicaciones que nadie es capaz de sacar a la luz. Quizás sea por la estúpida razón de sentirte culpable por algo que no controlas en ninguna medida, y de lo que desde luego nada ni nadie tiene culpa. Es como asumir una derrota públicamente,  y aunque no sea una derrota y la sintamos así, ¿qué tiene de malo asumir una derrota?. Asumir un éxito no tiene mérito, pero ¿una derrota?. Asumirla es el primer triunfo.

A mí personalmente me horrorizaba la cara de agobio, dramatismo y compasión que me ponía la gente cuando se enteraban de que algo iba mal con mi embarazo. Creo que el dolor de asumir como se escapa un sueño era capaz de sobrellevarlo como podía, pero enfrentarme al mundo, sin duda era lo peor. Somos seres sociales por naturaleza dijo Aristóteles, y en ese momento desearías no serlo en absoluto, de hecho te vuelves más pro al mito de la caverna, porque desearías encerrarte en una para siempre, y no quieres que nadie te vea ni interactúe de ninguna manera contigo. Aún así eres más social  que nunca porque te vuelves tremendamente sensible a los comentarios de los demás. Lo que no sé es quién no ha dicho aún, que muchas personas son tremendamente insensibles por naturaleza, pero en fin, la mayoría simplemente comenta porque no tiene ni idea que decir ante estas situaciones y de eso tiene la culpa el que hayamos convertido los abortos y demás, en un Tabú de un tamaño desproporcionado. Toda la “anormalidad” que se le da al tema de los problemas de fertilidad, es lo que hace que el sufrimiento sea, si cabe, más desmedido.

No sé por qué extraña razón, pero a lo largo de todas mis experiencias me he topado con mil comentarios tipo, “no digas nada hasta los 3 meses” , “hasta que no sea seguro no lo digas”, “no compres nada aún a ver si va a pasar algo”,” a fulanita le pasó lo mismo pero nadie sabe” y sí, sólo cuando te pasa a ti, obtienes como un pase VIP que te da acceso al club de historias de embarazos e intentos de embarazos frustrados. Te comienzas a dar cuenta que eso de que vaya todo a la primera, así sin más, sin ningún tipo de problemas, no es lo más común del mundo y que muchísimas mujeres han pasado por tu situación cada día y vuelves a respirar,  vuelves a sentirte humana.

 

Continuará…

 

image

Vistas desde la Fortaleza O Castro, Vigo.

 

REAL AND PARADISE

3 respuestas a “Ángel de probeta ( origen ).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s